Han pasado seis meses desde que iniciamos el seguimiento de las agendas de los diputados del Congreso. Queríamos contestar a una pregunta directa: ¿son transparentes? Nuestra primera valoración fue bastante negativa: la gran mayoría de los partidos políticos no publicaban su agenda y, los que lo hacían, se limitaban a informar de actos institucionales, ruedas de prensa o su actividad parlamentaria. Y una agenda transparente no es eso. Queremos saber con quiénes se reúnen (lobbies, asociaciones...) porque esos encuentros influyen en la toma de decisiones. 

Durante este tiempo hemos vuelto a comunicarnos con todas las formaciones con representación parlamentaria y a insistir en la importancia de este asunto. El resultado es pequeño pero esperanzador: ya podemos celebrar algunas mejoras. En enero, sólo dos partidos, la Chunta Aragonesista e Iniciativa per Catalunya Verds, publicaban sus reuniones con grupos de interés. Ambos han subido nota: de 4 a 5, la valoración máxima (la otorgamos sobre la base de que confiamos en que los partidos están publicando sus agendas íntegras).

Pero, además, tenemos un nuevo 5 sobre 5. UPyD, que hasta entonces sólo publicaba sus actos institucionales, se ha unido a esta buena práctica y desde enero, de forma quincenal, informa sobre sus reuniones con grupos de interés. EUiA, por su parte, ya publica agenda, pero lamentablemente sólo informa de actos públicos y no cuenta con qué asociaciones, empresarios o lobbies se reúne, así que se queda en un tres.

Aunque estas mejoras con respecto a enero nos demuestran que es posible conseguir avances en rendición de cuentas y transparencia, el panorama medio sigue siendo bastante desolador. PP y PSOE sólo publican los actos oficiales (comisiones, ruedas de prensa) y otros partidos, como CiU, ni siquiera hacen pública su agenda. Sabemos que el trabajo de los diputados incluye muchas más actividades, como viajes nacionales e internacionales, reuniones con organizaciones, con empresas, con sindicatos, etc. Si tuviéramos acceso a toda esa información también podríamos comprender mejor la envergadura del trabajo que supone ocupar un escaño en el Congreso, lo que ayudaría a aminorar la brecha entre la ciudadanía y la clase política. 

Este es nuestro análisis de las agendas disponibles, comparado con el que realizamos en enero y basado en las siguientes categorías -de verde claro a verde oscuro- y, por supuesto, abierto a discusión (puedes marcar la casilla 'análisis' para ver las razones detrás de cada puntuación):

  • No tienen agenda publicada (1)
  • Publican agenda general o del partido (2)
  • Publican la agenda parlamentaria y/o actos oficiales (3)
  • Publican agenda parlamentaria, actos oficiales y (algunos) contactos con terceras partes (4)
  • Publican su agenda de trabajo de forma completa (5)

* DESCÁRGATE AQUÍ EL INFORME COMPLETO

Seguiremos insistiendo. Y en unos meses llegará el tercer informe, en el que esperamos poder volver a dar buenas noticias. Mientras, esperaremos alguna noticia de la comisión convocada para reformar el reglamento del Congreso, donde puede que se incluya algún tipo de regulación de los lobbies. Muy a nuestro pesar no sabemos qué se está discutiendo en la comisión, ni siquiera si este tema se está tratando o en qué términos, ya que las reuniones son a puerta cerrada.

Ante la falta de regulación, la única información a la que podemos acceder es a la que nos den los diputados de forma voluntaria, por eso pedimos a los partidos que muestren que de verdad están comprometidos con esa transparencia de la que tanto hablan. Hasta ahora nos hemos reunido con todos los partidos que nos han podido o querido recibir y es un diálogo que nos gustaría mantener abierto. Algunos ya nos han manifestado su interés en mejorar la información que dan a los ciudadanos y han llevado su compromiso a la práctica.

Aunque muchos diputados tienen cuentas en Twitter y algunos informan más detalladamente que otros sobre sus actividades diarias, en la mayoría de casos no existe una forma consistente, útil para el ciudadano y, sobre todo, generalizada, para conocer esas agendas. Una alternativa mucho más práctica sería informar de forma rigurosa y permanente de su trabajo, ya sea mediante informes mensuales o rellenando de forma completa las agendas que ya tienen creadas en sus páginas web. Recomendamos el consenso y aprobación de un modelo estandarizado, impulsado desde la propia mesa del Congreso, que establezca las directrices y el modelo básico que los grupos parlamentarios pudieran emplear para que compartir sus agendas de forma homogénea se convierta en una medida eficaz y eficiente de transparencia y rendición de cuentas.

Nosotros, por nuestra parte, seguimos abiertos a asesorar a las formaciones ante cualquier duda (pueden escribirnos a contactocivio.es) y, claro, también seguiremos vigilantes. Este no es un informe puntual: queremos analizar el estado de las agendas, de nuevo, cada cierto tiempo, así que podéis poneros al día para mejorar vuestra puntuación de cara a la próxima ronda

  • Por el momento sólo nos hemos centrado en las agendas de los partidos con representación en el Congreso de los Diputados, es decir, en las agendas de los diputados y diputadas de la presente legislatura. Pero creemos que los ministros, el presidente del Gobierno y los de las comunidades autónomas y cualquier alto cargo debería publicar su agenda de trabajo completa. Sin excepción.