Desde que lanzamos Quién Manda, a principios de octubre de 2013, comenzamos a analizar las agendas de trabajo que publican los cargos públicos y a mantener encuentros con los partidos políticos con representación parlamentaria para intentar mejorar la transparencia en ese ámbito. Y, ¿cuál es el resultado? Por desgracia, si repasamos la información que los diputados y sus partidos comparten a través de sus páginas webs, la única conclusión posible es deducir que éstos se limitan a ir a comisiones parlamentarias, ruedas de presa, presentaciones públicas y plenos.

Sabemos que el trabajo de los diputados incluye muchas más actividades, como viajes nacionales e internacionales, reuniones con organizaciones, con empresas, con sindicatos, etc. Si tuviéramos acceso a toda esa información también podríamos comprender mejor la envergadura del trabajo que supone ocupar un escaño en el Congreso, lo que ayudaría a aminorar la brecha entre la ciudadanía y la clase política. Este es nuestro análisis de las agendas disponibles, basado en las siguientes categorías -de verde claro a verde oscuro- y, por supuesto, abierto a discusión:

  • No tienen agenda publicada (1)
  • Publican agenda general o del partido (2)
  • Publican la agenda parlamentaria y/o actos oficiales (3)
  • Publican agenda parlamentaria, actos oficiales y (algunos) contactos con terceras partes (4)
  • Publican su agenda de trabajo de forma completa (5)

* DESCÁRGATE AQUÍ EL INFORME COMPLETO

Y toda esta vigilancia, ¿para qué?

No buscamos desvelar reuniones de espías para tramar asuntos inconfesables, es todo mucho más sencillo. Quién Manda tiene el mismo objetivo que el resto de los proyectos de Civio: sacar a la luz de una forma clara y documentada información que creemos que debería ser pública y accesible. Por ejemplo, las actividades de los representantes parlamentarios. ¿Con qué grupos de la sociedad civil se reúnen los diputados y de qué temas hablan?¿Qué comida de trabajo tiene agendada determinado parlamentario?

Por el momento sólo nos hemos centrado en las agendas de los partidos con representación en el Congreso de los Diputados, es decir, en las agendas de los diputados y diputadas de la presente legislatura. Pero creemos que los ministros, el presidente del Gobierno y los de las comunidades autónomas y cualquier alto cargo debería publicar su agenda de trabajo completa. Sin excepción.

Si esa información estuviera disponible y fuera de obligada publicación, como ocurre, por ejemplo, en Inglaterra o EEUU, sería mucho más fácil saber cómo se toman determinadas decisiones de carácter público y quién influye en ellas. Sin embargo, en España no contamos con este tipo de regulación (de los lobbies o grupos de interés), un tema que se quedó fuera de la Ley de Transparencia.

Ahora mismo, dependemos de la voluntariedad de los cargos públicos y los partidos políticos para informar de sus actividades. Aunque muchos diputados tienen cuentas en Twitter y algunos informan más detalladamente que otros sobre sus actividades diarias, no existe una forma consistente, útil para el ciudadano y, sobre todo, generalizada, para conocer esas agendas. Una alternativa mucho más práctica sería informar de forma rigurosa y permanente de su trabajo, ya sea mediante informes mensuales o rellenando de forma completa las agendas que ya tienen creadas en sus páginas web. Justo en esa línea se ha manifestado recientemente el Consejo de Europa, a través de la última evaluación de su Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO), que insta a hacer las reformas necesarias para que los diputados den más información sobre sus agendas y sobre sus contactos con terceras partes.

Nota para los partidos:

Hasta ahora nos hemos reunido con todos los partidos que nos han podido o querido recibir y es un diálogo que nos gustaría mantener abierto. Algunos ya nos han manifestado su interés en mejorar la información que dan a los ciudadanos y les animamos a llevar su compromiso a la práctica. Nosotros, por nuestra parte, seguiremos abiertos a asesorarles ante cualquier duda (pueden escribirnos a contactocivio.es) y, claro, también seguiremos vigilantes. Este no es un informe puntual: queremos analizar el estado de las agendas, de nuevo, cada cierto tiempo. Porque somos optimistas y creemos que pueden y deben mejorar este aspecto tan importante y gobernar de cara a la ciudadanía. Y recuerden, queridos diputados: una agenda de trabajo no es un repositorio de visitas al Congreso y a las comisiones.

PD: Además, en Civio, con toda esa información, nos lo pasaríamos fenomenal haciendo proyectos como estos (en inglés): Lobbying Missouri , Foreign Lobbying, Lobbying Tracker