Cuando el caso Bankia explotó, la entidad contaba entre sus filas con un buen número de consejeros valencianos. El más importante de todos ellos era Francisco Pons Alcoy, presidente de Importaco. El empresario llegaba a la nueva caja después de haber presidido la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) durante ocho años. Allí había coincidido con la élite empresarial valenciana, entre la que se encuentra Juan Roig, presidente de Mercadona. Ambos son, además, vicepresidentes de la escuela de negocios EDEM, vinculada a la asociación empresarial y cuya secretaria general es Hortensia Roig, hija del líder de la cadena de supermercados. 

Francisco Pons llegó a Bankia con la confianza del empresariado valenciano en el bolsillo para sustituir a José Luis Olivas en la vicepresidencia de la entidad, reservada para la cuota valenciana llegada de Bancaja. Olivas es otro caso paradigmático de cargo político colocado en las cajas de ahorros, quizás uno de los más llamativos, pues llegó a ser presidente de la Generalitat Valenciana durante casi un año, aunque de rebote: sustituyó a Eduardo Zaplana cuando éste fue nombrado ministro. Eso sí, no convenció al PP y, cuando llegaron las elecciones autonómicas de 2003, el partido prefirió presentar a Francisco Camps. Pero Olivas no se quedó con una mano delante y otra detrás: poco después fue nombrado presidente de Bancaja y, de ahí, tras la fusión, vicepresidente de Bankia

Otro de los consejeros valencianos sentados a la mesa cuando llegó el rescate fue Francisco Juan Ros García, también avalado por el sector empresarial. Hasta agosto de este año, cuando fue nombrado administrador mancomunado por un cambio en el consejo de administración, Ros era consejero delegado del Grupo Ros Casares. Además, fue nombrado presidente de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) en Levante a propuesta del propio Olivas. La APD, de la que Ros también es vicepresidente, es una entidad que reune a buena parte de los empresarios más importantes de este país y que ha conseguido contar con Mariano Rajoy como ponente en varios de sus congresos anuales.

También aterrizó en la macrocaja desde el Levante Juan Martín Queralt, que fue director general de tributos y política financiera de la Generalitat Valenciana del 82 al 85 y es, desde 2008, vocal del Observatori del Dret Civil Valencià, un órgano consultivo de la Generalitat Valenciana.

De Valencia a Madrid

La alianza capitaneada por Caja Madrid y Bancaja para la creación de Bankia ayudó a estrechar vínculos entre empresarios, políticos y aledaños de ambas comunidades autónomas. José Manuel Serra Peris, abogado valenciano que también estuvo presente en el consejo de la entidad previo al rescate, había hecho carrera en la capital. Del 98 al 2000, al final de la primera legislatura de José María Aznar y bajo el paraguas del ministerio de Josep Piqué, fue Secretario de Estado de Industria y Energía. En junio del 2000, en honor a los servicios prestados, le fue otorgada la Gran Cruz de Isabel la Católica

Serra Peris, además, ha sido consejero de Martinsa-Fadesa y de Iberia; y lo es de Ence. ¿A dónde le llevó su carrera tras la dimisión de su cargo en Bankia? Desde noviembre de 2012 es vicepresidente del Canal de Isabel II, la empresa que gestiona el agua de los madrileños.