En febrero de 2015, con la Ley de Transparencia recién entrada en vigor y tras recibir varias presiones (entre ellas, una campaña de Civio), el Gobierno publicó por primera vez la lista de asesores que prestaron servicio en los ministerios en algún momento desde el inicio de la legislatura hasta fin de 2014. Hasta entonces, esa información no era pública. Pero fue un caso único. Nunca más se volvieron a publicar esos nombres, sus cargos y sus sueldos. Y nunca se han publicados sus currículos o los requisitos para el cargo, como sí ocurre con otros puestos de responsabilidad que ocupan funcionarios vía libre designación.

El pasado mes de diciembre, tras varias ampliaciones de plazo y retrasos, el Ministerio de Defensa respondió a una solicitud de información presentada en junio por Civio y envió su lista de personal eventual. Eran los últimos en hacerlo. Todos los ministerios, tras retrasos y ampliaciones de plazo, acabaron por dar esa información. Quien no lo hizo fue Presidencia del Gobierno, que debía dar cuenta de los asesores directos del presidente, Mariano Rajoy. Ampliaron dos veces el plazo y acabaron por no responder. Sin explicaciones. Tampoco dieron esa información a la periodista de El País Elena Sevillano, que publicó este martes un artículo sobre los salarios de estos asesores a partir de las respuestas a sus solicitudes de información, muy similares a las planteadas por Civio.

Los responsables de responder a estas solicitudes cumplieron el trámite marcado en la Ley de Transparencia para casos en los que se considera que puedan afectar a la protección de datos personales e informaron a los asesores. Pese a la oposición de algunos, decidieron dar todos los nombres, tal y como señalan en sus respuestas y en línea con el criterio del Consejo de Transparencia y la Agencia Española de Protección de Datos, que establece que en este caso el derecho de acceso a la información está por encima del de protección de datos.

La única excepción es Economía, que decidió no dar los nombres de aquellos que se opusieran. Y eso, pese a que algunos sobre los que no informan ahora ya aparecieron en la lista publicada en 2015. Son Laura Fernández Castro, Silvia Gamo Perucha y M. Concepción Martín del Pozo, del gabinete del ministro; Andrés Pereda Martínez, del Secretario de Estado de Comercio; Jaime Elías Navarro García y Esther Barranco Nicolás, de la Secretaría de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa; y Álvaro Ramírez de Haro Aguirre, el hijo de Esperanza Aguirre, que fue asesor del Secretario de Estado de Comercio. Por lo tanto, o alguien los ha olvidado o esos siete asesores, como mínimo, se han negado a que sus nombres formen parte de la respuesta a la solicitud de información. (Actualización)

Los datos enviados vía solicitud de información, ahora, abarcan 2014 y 2015. Lo que publicó el Gobierno en 2015 incluía aquellos que ejercieron entre 2012 y 2014. Eran 187 y entre ellos encontrábamos a la hija del exministro Zaplana o la de una senadora popular, por ejemplo. Con ambas fuentes en la mano, ya podemos conocer los nombres de los eventuales contratados como asesores en los ministerios entre 2012 y 2015. Son 237. Y, en total, sumaron sueldos de más de 31 millones de euros, a los que hay que añadir los de Presidencia (que están vetados) y algún olvido -por error o intencionado. Que los hay.

De entre todos ellos, la que ha cobrado un sueldo más elevado es Ana Serrano Martínez, directora de prensa de Cristóbal Montoro, que alcanzó los 98.866 euros en 2015. De hecho, los asesores contratados como personal eventual con salarios más elevados están en el Ministerio de Hacienda. Le siguen María del Carmen Gámir Moras, exnovia de Feijóo, y Antonio Imízcoz, ambos con un salario de 87.296 euros cuando prestaban sus servicios en la Secretaría de Estado de Presupuestos en 2015.

Los nuevos nombres

31 nuevos asesores fueron nombrados en 2015 y, por lo tanto, sus nombres no habían sido publicados de forma oficial, excepto en el caso de los directores de gabinete -cuyo nombramiento aparece en el BOE. Entre ellos destacan, como ya ocurrió en la primera ronda, aquellos con vínculos con el partido del Gobierno.

Edelmira Barreira Diz fue una eventual fugaz. Fue nombrada asesora del Secretario de Estado de Relaciones con las Cortes en noviembre de 2015. Poco más de un mes después, pasó a ser senadora del PP. Compaginó ambos cargos durante unos 20 días, cuando dejó de ser asesora. Era enero de 2016. Un año después dejó el Senado cuando fue nombrada para un cargo de nueva creación: Comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico.

Juan Carlos Martín Martínez, ex ciclista profesional, es concejal de Alovera desde 2007 y fue director general de deportes de Castilla-La Mancha desde 2011 hasta 2015, cuando el Partido Popular perdió el gobierno de esta autonomía. Unos meses después de su cese fue nombrado asesor del secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades.

Cristina María Gavin Claver, asesora de la ministra de Agricultura, por su parte, fue concejal del Ayuntamiento de Huesca durante dos legislaturas hasta que fue nombrada directora general en el gobierno de Aragón durante los años de la popular Luisa Fernanda Rudi.

Ramón Gómez Ugalde ha sido asesor de la ministra de Sanidad y del ministro de Energía, su cargo actual. Fue durante un tiempo portavoz del PP en Donosti, pero tras unas cuitas internas se quedó sin cargo. Antes había sido concejal y diputado. Conocido por, entre otras cosas, su moderación a la hora de expresar sus discrepancias deportivas.

No son los únicos con relación directa con el partido. Juan Santana Hernández se presentó como suplente en las listas del PP en Las Palmas en las generales del 26J y Alejandro Jorge Fernández Berjano fue Teniente de alcalde del Ayuntamiento de Torrelavega (Cantabria).

De entre todos ellos, destacan las historias de Arturo Moreno Garcerán y Juan Velarde Fuertes.

Juan Velarde Fuertes

Juan Velarde Fuertes

Desde el franquismo en primera línea

En 2015, a sus 88 años, este economista fue nombrado asesor del ministerio de Hacienda, bajo la tutela de Cristóbal Montoro. Un mes antes de su entrada en el ministerio, tomó posesión como consejero nato del Consejo de Estado y aún le quedaron energías para asumir la presidencia de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. A finales de 1991 fue nombrado consejero del Tribunal de Cuentas, a propuesta del PP. Aunque meses después se jubiló de su cátedra universitaria, permaneció en el órgano fiscalizador durante 20 años. En 2008, desde su despacho en el Tribunal de Cuentas, ofreció una entrevista a Hazte Oír (la organización del autobús transfóbico) para atacar la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Actual patrono de la fundación del Banco Santander, fue también miembro del patronato fundador de FAES. En los últimos años ha colaborado con la Plataforma 2003, que defiende la figura de José Antonio Primo de Rivera. En 2013, ensalzó al falangista en la presentación del libro "El legado de José Antonio". Tuvo lugar en la sede de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, de la que es, también, vicepresidente.

Desde su ingreso en la administración pública en 1951, Velarde atesora reconocimientos civiles (aquí, aquí, y aquí) entre los que destacan la Orden de África, que le concedió Carrero Blanco en 1963, y la Gran Cruz de la Orden de Cisneros que le otorgó la Secretaría General del Movimiento en 1975. En 1992 recibió el premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales.

Arturo Moreno Garcerán

Arturo Moreno Garcerán

De presidente de Telemadrid a asesor en Educación en menos de 24 horas

Dimitió como vicesecretario del Partido Popular en 1990 al aparecer su nombre en el llamado caso Naseiro, una investigación sobre la presunta financiación ilegal del partido, mediante el cobro de comisiones a cambio de contratos públicos. Aunque según su currículum ha permanecido alejado profesionalmente del PP, Eduardo Serra aseguró en una entrevista a ABC que, en 1996, antes de su nombramiento como ministro de Defensa, Arturo Moreno le preguntó si formaría parte del gobierno de José María Aznar.

Tras 10 años como consejero de Telemadrid, fue nombrado su presidente en 2013. En plena negociación en la Asamblea de Madrid sobre el modelo de gestión de la radiotelevisión pública autonómica, Moreno Garcerán dimitió. En menos de 24 horas de su renuncia, el 6 de noviembre de 2015, fue contratado como asesor cultural en el ministerio de Educación. Cuando Moreno presentó una biografía sobre su mentor político poco antes de su nombramiento en Telemadrid coincidió con Íñigo Méndez de Vigo, su actual jefe, quién presenció el acto en primera fila. También trabajó como director general en Telefónica durante 10 años. Conferenciante en FAES, fue asesor del Ribera Salud, grupo responsable del modelo Alzira de gestión sanitaria privada.

En la lista abundan también los periodistas que saltan al otro lado de la calle y se ponen a trabajar en los gabinetes de comunicación de los ministerios. Es el caso de Carlos Taboada Valdés, que fue director de la radiotelevisión canaria y delegado de RTVE en las islas antes de pasar a ser asesor del gabinete del Secretario de Estado de Energía en 2015. De Intereconomía, y otros medios en la misma línea, llegaron al gabinete de Empleo Miguel Gil Guerrero y Manuel Gómez Fernández. Son solo algunos ejemplos.

También están aquellos que han pasado por gabinetes similares en otras administraciones públicas, siempre gobernadas por el PP y en ocasiones en ámbitos muy distintos. María Teresa Bernedo Arzak es asesora de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, desde mayo de 2015. Antes había pasado por varios puestos de todo tipo: jefa de gabinete de la Consejera de Educación de la Comunidad de Madrid (Linkedin desactualizado) y de otras dos consejerías, asesora en el Ministerio de Ciencia y Tecnología y directora de gabinete en el Ministerio de Sanidad).

Javier Oyarzabal de Miguel, asesor en Sanidad desde 2015, fue coordinador general de Economía y coordinador general de Relaciones Institucionales e Internacionalización del Ayuntamiento de Madrid en la época del PP. Pablo Balbín Seco, director de comunicación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, ya lo había sido de Lucía Figar cuando esta era consejera del mismo ramo en el ayuntamiento de la capital. Está implicado en la Púnica por esa época, según Eldiario.es.

Los desaparecidos

Las dos fuentes -lo que se publicó en 2015 y las respuestas a las solicitudes de información que llegan ahora- tienen un año en común: 2014. Así, los asesores que ejercieron en algún momento de ese año deberían aparecer en ambas listas. Pero no es así. En algunos casos, no aparecen en las respuestas de los ministerios pero sí estaban en la lista que se publicó en 2015. Son 17. La mayoría de ellos han trabajado o trabajan en Economía (por su veto a informar sobre quienes no daban consentimiento) pero también los hay de Exteriores, como el marqués Francisco de Asís Moreno Landahl.

Estos errores u ocultaciones también se dan en sentido contrario: algunos nombres que aparecen ahora en las respuestas de las solicitudes de información con altas anteriores a 2014 no estaban en el listado publicado en el Portal de Transparencia, aunque deberían haber estado. Sabemos que en Educación cometieron dos errores porque así lo afirman en el proceso de la solicitud de información: nombres que no aparecían o aparecían de forma incorrecta cuando se publicó el primer listado público de asesores. Del resto (19) no conocemos la razón. ¿Por qué se dan ahora y no se publicaron sus nombres en 2015, pese a que habían ejercido en algún momento de 2014?

Estos nuevos nombres, desvelados ahora, incluyen a Gonzalo Cayón Torralba, jefe de la secretaría del Secretario de Estado de Interior desde agosto de 2014 hasta julio de 2015 y a partir de entonces asesor en su gabinete. Llegó al cargo después de haber sido secretario general de Nuevas Generaciones del PP de Cantabria, según publicó Europa Press.

De entre los llegados de medios de comunicación encontramos a María Dolores Martínez Luján, que fue miembro del equipo de investigación de ABC; e Inmaculada González-Molina Martínez, que trabajó en La Razón. Ambas trabajaban en el Ministerio de Interior, al menos, cuando se envío la respuesta desde ese ministerio.

Antes de ser contratada como jefa de secretaría del Ministerio de Asuntos Exteriores, Beatriz Portuondo Coll ocupó el mismo cargo pero para el Delegado del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas, Gonzalo Robles, que estaba tan contento con su trabajo que le dio una medalla. Gonzalo Robles, que fue senador, pasó a ser Secretario General de Cooperación al Desarrollo, en el mismo ministerio, Exteriores, que su ex jefa de secretaría.

A veces -las menos- no hay colores que valgan. Jordi Marsal Muntala, que fue diputado del PSC entre el 82 y 2008, es asesor del jefe del Estado Mayor de la Defensa.

  • ACTUALIZACIÓN (11/04/2017): El Ministerio de Economía se ha visto obligado a informar sobre los asesores después de que el Consejo de Transparencia diera la razón a Civio, al reclamar su respuesta parcial. A la lista de los asesores en el ministerio dirigido por Luis de Guindos se añaden dos personas: Itzíar Francín, que antes fue becaria de FAES y asesora del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados y Mar Casanova, que ha trabajado durante más de 15 años como asesora, directora general y secretaria autonómica (viceconsejera) en los gobiernos del PP en la Comunidad Valenciana.
  • ACTUALIZACIÓN (23/06/2017): El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha identificado a uno de los asesores que se opuso a que se diera información sobre su nombramiento. Se trata de Javier Rodríguez Ten, que trabajó en el gabinete de presidencia del Consejo Superior de Deportes entre 2015 y 2016. El ministerio ha entregado esta información al considerar que prevalece el interés público frente a la protección de datos de carácter personal y tras expirar el plazo que el afectado tenía para recurrir ante el Contencioso-Administrativo. Por su parte, Rodríguez Ten, unos meses después de su cese, se incorporó a Crowe Horwath, una empresa de servicios de auditoría y asesoría legal y tributaria, como consultor externo en Derecho deportivo.